Tel: 5682 9335/5682 9188 Email: todos@psicografologia.com

Evaluaciones Psicométricas

por Competencias Laborales y Profesionales

Evaluaciones Psicométricas por Competencias Laborales y Profesionales

I. Competencias laborales

Existe abundante literatura acerca de las competencias laborales, tanta que en verdad, podríamos afirmar que en este tema los árboles no dejan ver el bosque. Significativamente, este enredo recién se está despejando en los países europeos.

Las evaluaciones psicométricas son una opción dentro de los distintos tipos de test psicológicos que utilizan las empresas dentro del proceso de selección. Sirven para identificar determinados valores, rasgos y competencias en los candidatos a un puesto. Por lo general, se usan para determinar entre varios postulantes cuál es el más apto de todos para adecuarse al puesto de trabajo y a la cultura de la empresa.
Los resultados de los test psicométricos, a diferencia de los proyectivos, se encuentran estandarizados en escalas, esto sirve para poder comparar resultados con los de otras personas que ya hayan realizado el test. Es decir, arrojan resultados cuantificables, que pueden compararse en un gráfico estadístico ubicando los resultados y compararlos con la norma. A través de ellos podemos medir rasgos de personalidad, valores, intereses, aptitudes, habilidades, inteligencia, preferencias, tendencias de conducta, etc. 
Las pruebas psicométricas sirven al empleador para conocer las potencialidades y limitaciones de los candidatos y para predecir su comportamiento en el lugar de trabajo. Gracias a esta evaluación previa, en caso de ser elegido, va a ser más fácil para sus superiores guiarlos, motivarlos y orientarlos para obtener mejores resultados. Además, es posible conocer el grado de satisfacción de la persona a nivel profesional como personal, que es una cualidad que impacta en el desempeño laboral.

Los test psicométricos pueden dividirse, de acuerdo a la dimensión de la personalidad que se desee evaluar:

• Pruebas de inteligencia: otorga como resultado el IQ, la capacidad de análisis y síntesis y razonamiento abstracto, numérico y verbal. La mayoría de estas pruebas tienen un tiempo máximo para llevarlas a cabo, por lo que es frecuente que los candidatos no completen la totalidad de las preguntas. El más utilizado es el Test de Raven, que consiste en presentarle al sujeto una serie de figuras para que el encuentre la pieza faltante; para encontrar la respuesta correcta el individuo deberá utilizar sus habilidades perceptuales, de observación y razonamiento. Es una prueba de inteligencia no verbal, basada en matrices progresivas, con nivel de complejidad ascendente. Evalúa el nivel de concentración, observación y lógica.

• Prueba de aptitudes: evalúa aptitudes como capacidad de mando, manejo de personal, toma de decisiones, agilidad, dominio e idiomas y el nivel de compatibilidad de las características de la persona con el puesto a ocupar. La más utilizada es el Test de Cleaver. Esta consiste en otorgarle al candidato una lista de adjetivos para que marque de acuerdo a su grado de identificación con ellos. Además, brinda una descripción de cómo el sujeto reacciona ante situaciones de estrés o presión. La Técnica Cleaver busca conocer los mecanismos o medios que ayudan a una persona a desarrollar mejor su trabajo, así como sus reacciones en situaciones favorables o desfavorables. Estas reacciones pueden ser activas o pasivas.

• Pruebas de personalidad: analiza los rasgos sobresalientes de la persona como sociabilidad, confianza en si mismo, autoridad, estabilidad emocional, autocontrol, entre otros. Además, descarta trastornos psiquiátricos severos. El más utilizado es los Cinco Grandes. Recibe este nombre ya que agrupa las características de personalidad en cinco grandes rasgos o factores:

1. Apertura la experiencia: características como el gusto por el arte, por la aventura, por las emociones, la imaginación y la curiosidad.

2. Conciencia o minuciosidad: tendencia a la autodisciplina, a la responsabilidad, el planeamiento en lugar de lo espontáneo.

3. Extraversión: implica la energía, las emociones positivas, la tendencia a buscar la atención y compañía de los otros.

4. Neuroticismo: la tendencia a experimentar emociones negativas como ansiedad, ira, depresión y vulnerabilidad.

5. Agradabilidad: Tendencia a ser compasivo y cooperativo.

Del análisis de los resultados se logra ver que rasgos predominan en la persona. El test está formado por 48 preguntas donde se deberá responder cuán en desacuerdo o de acuerdo se esta con una situación.

También se utiliza el Test de Rorschach que consiste en mostrarle al candidato una serie de 10 láminas que presentan manchas de tinta, las cuales se caracterizan por su ambigüedad y falta de estructuración. Debe expresar al psicólogo que ve en las manchas y las respuestas ayudan a conocer más sobre la personalidad. Recientemente, un psicólogo canadiense publicó las respuestas adecuadas para cada lámina en Internet lo que provocó un escándalo en la comunidad global de psicólogos y algunos han dejado de utilizar este test, ya que las respuestas pueden ser encontradas fácilmente en Internet..